lunes, 5 de septiembre de 2011

Mujer y diversidad

"Las mujeres que se asemejan a los hombres ponen en peligro las ventajas esperadas de la diversidad", dice Patricia Debeljuh, investigadora del CONFyE.

(Comunicarseweb.com) En el marco del encuentro "Generando entornos laborales inclusivos para el desarrollo de la Mujer en la empresa contemporánea" organizado por Manpower Argentina, ComunicaRSE entrevistó a Patricia Debeljuh, investigadora del CONFyE (Centro de Conciliación Familia y Empresa) del IAE de la Universidad Austral. La académica explica el concepto de "doble agenda", los aportes que pueden hacer las mujeres al mundo laboral, y las oportunidades que se presentan en el contexto del trabajo para su desarrollo profesional. "El gran desafío no es que la mujer llegue sino que pueda aportar desde su condición de género. Hay que crear las condiciones dentro de las empresas para que ellas puedan desplegar ese potencial que traen". Para lograrlo explica que las compañías se deben enfocar en el eje flexibilidad. "Hay que trabajar el liderazgo dentro de las empresas para que sea bien vista la maternidad. Las políticas tienen que estar bien comunicadas y no se debe penalizar a quien hace uso de las mismas".
Durante su exposición en el evento, Debeljuh manifestó que la Mujer ha sido un claro motor del desarrollo de la sociedad, del ámbito laboral y de las familias. En este sentido, expresó que en América Latina ello se manifiesta en su contribución a la reducción de la pobreza. "El liderazgo de la mujer es más participativo, más humano y más íntegro". En resumen se puede decir lo siguiente:

El aporte al trabajo desde la condición de Mujer tiene las siguientes características:

- Creatividad y sensibilidad.

- Predisposición natural para dirigir, coordinar, sacar lo mejor de cada uno y lograr objetivos concretos.

- Son proclives a realzar el valor personal de los demás.

- Tienen perseverancia y pasión por lo que hacen.


Desafíos para el desarrollo profesional:


- No elegir entre "carrera" y "familia"

- Buscar complementariedad con los varones. "Somos iguales, distintos y complementarios". 

- Evitar el paternalismo que lleva a elegir por las mujeres.

- Las mujeres que se asemejan a los hombres ponen en peligro las ventajas esperadas de la diversidad.

- Que la mujer pueda aportar desde su condición femenina.


Desde las empresas:

- Hay que fomentar la flexibilidad.

- Acomodar las posibilidades de promoción y desarrollo.

- Facilitar que las mujeres abandonen temporalmente sus carreras.

- Evitar prácticas informales que atentan con la conciliación.

- Revisar procesos de decisión sobre promociones y desarrollo.

- Apoyar la maternidad y la paternidad.

- Formar a los líderes.
Por HSM

domingo, 4 de septiembre de 2011

SERVICIO AL CLIENTE

Tips para recibir el reclamo de un cliente
En algún momento de su gestión probablemente usted tenga que atender a algún cliente o consumidor que esté molesto con su empresa o producto. No importa a quién culpar; lo importante es mantener algunos principios en mente para mejorar y no seguir deteriorando la situación con el cliente. Estos son algunos consejos para tratar con un cliente molesto:
1. Mantenga la calma. Sea diplomático y atiéndalo con educación y amabilidad. Enojarse o estar a la defensiva sólo pondrá furioso al cliente.
2. Trate de ver las cosas desde el punto de vista de su cliente / consumidor. Quizás usted también se sentiría molesto si estuviera en la misma situación.
3. Agradézcale por su contribución y hágalo sinceramente. Enfatice la importancia que tiene para usted y su empresa contar con clientes satisfechos.
4. Escúchelo atentamente para poder comprenderlo. A veces la persona que llama furiosa sólo quiere que alguien escuche su historia, incluso si usted no puede ayudarle.
5. Haga preguntas para conocer los hechos y sentimientos. Escuche activamente para comprender; no para preparar su respuesta. No respondas demasiado deprisa.
6. Encuentre puntos de acuerdo acerca de sus inquietudes. Establezca una base común para mostrar a la persona que la está escuchando.
7. Muestre siempre voluntad de resolver el problema o conflicto. Haga que la solución parezca lo más fácil posible.
8. Sea auténtico. Responda empáticamente; no citando las políticas de la empresa.
9. Sea firme, pero claro al dar sus respuestas.
10. Como último recurso, ofrezca que su supervisor hable con la persona que llama. Su supervisor puede decir las mismas cosas, pero sentirse escuchado por otra persona puede tener a veces un efecto positivo en el cliente.